Lovely Fairy (nombre provisional) [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lovely Fairy (nombre provisional) [+18]

Mensaje por Lauz el Vie Sep 09, 2011 10:36 am

Pues estoy haciendo un fic de Fairy Tail ^^ Antes de nada, decir que está dedicado especialmente a esas personas que les gusta y aprecían a Lucy, pues el fic trata de ella : P Si sois fans de alguna pareja en particular, aconsejo pues que lo leáis ya que hay mucho Lucy x ???.

Ya llevo varios capis, pero iré colgando de uno en uno y si veo que os gusta entonces los iré poniendo : 3

SINOPSIS

Spoiler:
Mi fanfic es de Fairy Tail y la protagonista de la historia es Lucy Heartfilia. Ella nos contará (aunque más bien, no nos cuenta nada ya que está narrado en tercera persona) sus debates mentales, sus problemas de amores y las complicaciones que le van surgiendo en sus relaciones. Es una historia básicamente de amor/desamor, tragedia y según cómo lo consideréis, comedia. Centrada especialmente en los temas amorosos y todo tipo de conflictos que éstos pueden crear. Por mi opinión, es un fanfic no recomendado a menores de 18 años, ya que contiene muchas escenas eróticas y contenidos fuertes/sexuales. Entended que este fanfic está escrito por una mujer, así que está desde una perspectiva femenina donde intento de la mejor forma posible que el hombre no quede como un príncipe y la mujer como la princesa a rescatar, pero sí destaco los rasgos masculinos atrayentes para una mujer y viceversa (aunque no tanto, pues es desde la perspectiva de Lucy). Aviso de que me es muy divertido para mí transgiversar las cosas para que la historia no termine tal como uno se espera, así que lo que os parezca más obvio quizá no lo encontréis nunca (o quizá sí) ¿No suena divertido? jaja A mí eso me encanta. También advierto, y esto creo que es importante, que no tengo ningún problema en eliminar personajes (a pesar del aprecio que les tengo) por lo que pueden haber muertes o dolores semejantes (enfermedades, etc.)

Remarco por si las moscas: NO es un fanfic hentai, podría catalogarse del genéro shojo para adultos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


1ª Capítulo: La noche que dio comienzo a todo

Agotada, Lucy se sentó en el borde de la cama sin poder evitar desplomarse en ella segundos después. Ya se había tomado una ducha y tenía puesto el pijama, siendo ya casi la media noche, era hora de descansar. Ni siquiera tenía ganas de cenar algo.

Hoy había sido un día muy duro. Se había animado así misma a hacer una misión del tablón ella sola, por la simple razón de que le había parecido fácil al leerla y porque a día de hoy estaba a finales de mes y aún no tenía ni la mitad de dinero que costaba el alquiler de aquella casa. Responsabilidad que cada vez se le hacía más y más pesada. Por ello había decidido trabajar por si sola sin compañía de Natsu y el resto. Le supo muy mal por sus amigos, pero era una emergencia y esa había sido la forma más sencilla para la solución.

Ni que decir que aquel trabajo había sido más que agotador. Aunque agotador no era el término adecuado, pues más bien había sido peligroso y demasiado arriesgado. Aún se le alteraba el corazón cada vez que pensaba en aquel momento, cuando sino fuera por la aparición repentina de Loki autoinvocándose, habría muerto.

Se sentía decepcionada consigo misma pues, a parte de débil era una despistada. Para colmo, también se sentía mal por Loki. Había pasado mucho tiempo que no lo veía, y cuando finalmente sucedía, estaba en unos apuros extremos y necesitaba su ayuda urgente.

Así que, pensándolo varias veces, se puso derecha y sacó la llave del muchacho león con intención de invocarle. Le agradecería ahora todo, ya que no había podido en su momento debido a que el ataque había terminado con sus energías, y la invocación con ello, se esfumó. Eso sí, con su dueña viva y con el trabajo resuelto, pues el enemigo había caído y la recompensa era suya. Estaba muy feliz en parte al pensar en todo ese dinero recibido que ahora guardaba cuidadosamente en un saco.

Y, sin esperárselo en absoluto, una invocación de un espíritu se descontroló apareciéndose así una figura ante ella de una de sus llaves. Era Loki, como si le hubiera leído el pensamiento y hubiera aparecido por su cuenta. Se preguntaba si entre sus espíritus y ella existía una conexión extraña la cual no hiciera falta las palabras. Ya eran demasiadas veces las que presenciaba como el espíritu salía por su cuenta.

- Loki, muchas gra...

- Te podrían haber matado, Lucy. Me he asustado mucho esta tarde.-le confesó el pelirrojo interrumpiéndole, con una seriedad impropia de él y que parecía mostrar verdadero enfado.- ¿Y si hubieras muerto? ¿Eres consciente?

Lo era, aunque no en el momento en que había aceptado aquella misión, por supuesto. Cabizbaja se quedó pensativa sin saber que responderle.

- Lo siento, de verdad.

Era lo único que se le ocurría decir. Loki se calmó, se acercó hasta ella y le apoyó una mano sobre el hombro. Las confianzas de Loki, como siempre, eran abusivas. No era su mano lo que le intimidó, sino que se había inclinado hasta mantener el rostro frente al suyo.

- No sé que haría si un día presenciara que mi contrato contigo se ha roto porque has muerto y que mi llave podría pertenecer a cualquier otro mago.-Parecía decirlo con sinceridad, y también mostraba cierto miedo. Que hubiera aceptado a Lucy, no significaba que considerara a todos los magos igual, sin duda la trataba como una excepción.

- Tranquilo, Loki. No quiero que nunca pase eso. Además, -añadió rápidamente como si tal cosa.-En su caso, no deberías preocuparte tanto. Hay muchísimos magos celestiales mejores que yo y que también son muy buenas personas.

Si lo que había intentado había sido calmarle, había conseguido justo lo contrario. Alejándose de ella y mirándole con los ojos entrecerrados, soltó un gruñido en sentido de ofensa.

- Vamos, Lucy. ¿No te das cuenta?

¿De que debía darse cuenta? Parpadeó y le miró, confusa. Cada vez entendía menos aquella conversación. Viendo que no reaccionaba, Loki quiso demostrárselo de la forma más obvia. Poniéndole de nuevo la mano en el hombro con una pizca más de tosquedad, la empujó, tirándole cuán larga era en la cama. De este modo, se abalanzó.

Cuando lo vio encima suya, su mente se quedó en blanco por varios segundos.

- Aunque no haya llegado el momento, si tengo que decirte que me gustas, porque cualquier día podrías desaparecer de mi vida tal como lo hizo Karen, entonces estoy dispuesto a afrontar cualquier respuesta y así quedaré tranquilo por siempre.

Sus palabras le desconcertaron del todo. No fue de extrañar pues, al éste acercarse y besarle en los labios, fuera incapaz de reaccionar. Sólo empezó a comprender cuando el beso propasó los límites y una alteración inquietante en el cuerpo le alertó. Con el corazón palpitándole a mil por hora y las piernas temblorosas unas cuantas ideas iban aclarándosele en la cabeza: Loki había confesado su amor, sin saber si debía tomárselo o no en serio pues era lo que normalmente hacía; Acababa de tener el primer beso de su vida con un hombre, hecho traumatizante pues ni se lo habría esperado de esa manera y menos con esa persona; Y lo más desconcertante, estaba ahí, tumbada en la cama totalmente sometida a él. Si bien era verdad que siempre que éste alguna vez había hecho alguna de las suyas, como abrazarle o cogerle en brazos, ella no había hecho nada al respecto, esta vez era bien distinto. ¿Acaso se iba a dejar con la misma facilidad?

Las manos de él se apresuraron a seguir con el beso, y Lucy gimió, sorprendida, al notar de repente como unos dedos le acariciaban el pecho hasta terminar presionándolos con delicadeza. Su reacción no pareció contener al pelirrojo, o más bien le incitó a continuar, pues la otra mano empezó a rozar la silueta con sosiego, levantándole poco a poco la camisa.

- ¡Loki!-le gritó asustada, imponiéndose al fin. Quiso apartarle con una mano, pero como era evidente, no fue suficiente para él que apenas con esa fuerza lo llegó a inclinar un poco hacia atrás. Aprovechó para apoyar los codos sobre la cama y, sonrojada y algo fatigada (a pesar de que el chico lo más seguro acababa de empezar), le mantuvo la mirada con gesto de enfado, intentando expresar su desacorde.-N-no...

No entendió por qué, pero una vez se intercambiaron las miradas, se quedó embobada y sin palabras. Aquella mirada juguetona e intensa que éste le dirigía, era hipnotizante. Despertó de su embobamiento al ver que éste se desabrochó un botón de la camisa blanca. Cerrando la boca que había dejado abierta, se sonrojó sintiéndose estúpida y rodó los ojos hacia un lado.

Loki sacó sus propias conclusiones con su reacción. Le esbozó una media sonrisa provocativa, lo que hizo atontarla aún más, y se acercó de nuevo. Esta vez yendo directo hacia su cuello, le besó con dulzura. Del cuello fue a la oreja, todo ello acompañado de suaves caricias que en conjunto, sin darse cuenta, le hacían jadear.

- Lucy, ¿Correspondes mis sentimientos?-le preguntó retirándose un poco hacia atrás para mirarla. ¿Acaso si los correspondía importaba? Loki le estaba dominando cómo quería. No esperaba sus respuestas, y cuando conseguía contraatacar de alguna manera, le abatía fácilmente con una mirada.

- ¿Eso es lo que le dices a todas?-le respondió tajantemente, armándose de valor.

Ya está, había vencido aquella estúpida batalla. Bien podía ser muy bonito todo lo que le estaba diciendo y haciendo pero, lo conocía muy bien. Era un mujeriego, lo que significaba que eso debía hacérselo a todas las mujeres de su alrededor. El semblante del joven cambió, la respuesta ante esa pregunta atrevida no le costó formularla en menos de dos segundos:

- Esto sólo te lo he dicho a ti.

Y esas fueron las últimas palabras de aquella noche. Las palabras que consiguieron atontarla por completo. El pelirrojo continuó con lo que habían dejado y esta vez, ella no hizo nada al respecto. Se dejó llevar por aquellas manos expertas que sabían tocar con amabilidad y cariño. Manos que sabía a la perfección que habrían tocado a miles de mujeres más a parte de ella, pues no podía tener el joven tanta destreza sin haberla aprendido de algún lado. En algunos momentos se preguntó si era eso de él lo que enloquecía a las mujeres.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Apareció en el gremio al día siguiente con rostro adormilado; Ausente por completo de lo que le sucedía alrededor. Ni siquiera se dio cuenta que se había sentado delante de Mirajane y que ésta, mientras limpiaba las vasijas sucias con un trapo, la miraba con demasiada curiosidad.

Aquella mañana, al abrir los ojos, Loki ya no estaba a su lado como cuando recordaba antes de quedar dormida. Era obvio que su energía había terminado agotándose, y por ello, siendo un espíritu, había vuelto a su lugar correspondiente, sin embargo no dejaba de darle vueltas a la independencia que Loki siempre había tenido y que, con ello, habría aguantado una noche en el mundo humano sin problemas. Era obvio que le había utilizado sólo para tener una noche de romance. Además, era un espíritu estelar, la idea de que lo fuera y que viviera en otro mundo le trastocaba demasiado. Estaba con ella, unido por esa llave, pero al mismo tiempo, estaba en otro lugar muy lejano. Una convivencia junto a él se haría difícil y extraña. Dos seres provenientes de mundos distintos, da igual como lo hicieran, era imposible que terminaran con un final feliz. Sobre todo en el caso de que ninguno de ellos pudiera existir en el otro mundo sin terminar desapareciendo con los años.

Se le subieron los colores de repente al recordar la noche. ¿Por qué le venían escenas a la cabeza sin previo aviso? Encima, tenía grabada una en especial. Loki mirándole entre la penumbra, tumbado a su lado, rodeándole con un brazo. Cualquier mujer en su sano juicio habría deseado ver a aquel Don Juan de aquella manera, con los cabellos revueltos, desnudo con tan sólo las sábanas blancas tapándole hasta la cintura.

Movió la cabeza de un lado a otro intentando despejar la mente de obscenidades.

- Está jugando conmigo.-se repitió así misma una y otra vez para convencerse. Estaba segura de lo que decía, pero sin embargo no quería creérselo y eso le dolía, mucho. Era una ingenua.

Hincó el codo en la barra, apoyó la cabeza en la mano y exhaló. Jamás se hubiera imaginado en tal situación. Pensándolo bien, era racional. Loki siempre le había estado halagando y atendiendo con especial cariño, lo que ella había tomado como su parte de ser, ¿Quién dijo que nunca iría a por algo más que abrazos y piropos?

- Así que un chico está jugando contigo.-adivinó Mirajane.

Pegó un brinco en el taburete cuando se dio cuenta de que el rostro de ésta estaba delante del suyo, tan cerca que no sabía ni cómo no se había percatado hasta ahora. Arrepentida por ser tan descuidada, agachó la cabeza y le miró con los coloretes rosados.

- ¡Ajá! ¡Así que sí!-afirmó aún más la peliblanca con una sonrisa de satisfacción dibujada.

Abrió los ojos de par en par y armó una mueca. Mirajane, como siempre, tan perspicaz en esos temas. Aunque quizá era ella demasiado elocuente.

- Está bien, está bien.-admitió.- Esto... a ver...No se cómo empezar a explicarlo y...

Era tan frágil el tema, y además, se sentía tan indecente sólo de pensarlo… Nunca había tenido un problema parecido pues jamás se había preocupado en tener una relación. Además, ¿Loki lo escucharía? ¿Hasta cuánto llegaba esa conexión entre sus espíritus?

Cerró los ojos con fuerza intentando calmarse. No sabía por qué se estaba preguntando tales estupideces. Si era cierto que los espíritus estelares tenían una estrecha conexión con su portador, no se trataba más que de eso. Ni que tuvieran una bola mágica donde veían cada movimiento suyo; Una cosa era saber cuando su portadora estaba en peligro o sentía alguna emoción fuerte como enfado o tristeza y otra era inmiscuir en sus intimidades. Si fuera el caso nadie querría ser un mago invocador, y claramente ella tampoco.

Mirajane le miraba concentrada, esperando con paciencia a que empezara su discurso. Abrió los ojos, recitándose así misma las palabras exactas que diría. No quería que su amiga pensará mal de ella, ni tampoco que se dieran falsos rumores. Tenía intención de hablar, hasta que alguien llegó corriendo hasta ellas, abalanzándose al taburete de su lado para sentarse. Por el cabello rosado que vio de reojo, no le costó ni do segundos reconocer de quién se trataba.

El impaciente Natsu había comenzado a relatar su plan maquinado en el que le necesitaba, y que por ello le había estado buscando toda la mañana (a eso se debía la ansiedad por contar). Hablaba y hablaba sin descanso, animado y concentrado sólo en lo que decía, sin ser consciente de que ella y Mirajane le miraban con cara de circunstancias.

- ¡Y será perfecto! ¡Además parece una misión hecha justo para mí! Haré fogatas con mis llamas y en las cuevas que nos cobijemos yo daré calor. Las montañas nevadas no serán ningún obstáculo para nosotros, ¿verdad?

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Lucy asentía con la cabeza, no prestándole mucha atención. Sólo le llegaban algunas palabras de todo el discurso: "Misión", "plan perfecto", "montaña nevada", "fuego"… No tenía nada en contra del propósito de Natsu, pero ahora no tenía ningunas ganas de comenzar ninguna misión, ni de comenzar nada. Primero, porque si era con Natsu seguro que se trataba de una misión difícil, y segundo porque si ahora intentaba hacer algo con tal desconcentración, seguro que todo terminaba muy mal. Además de que ni mucho menos tenía ganas de visitar las montañas nevadas, ya fuera con fuego o con una chimenea gigante. Sólo le faltaría que cometiera el mismo error que la última misión y Loki terminara salvándola por segunda vez.

Dejaría que terminara de hablar, pues no había oportunidad si ni siquiera dejaba un solo segundo de margen para su siguiente frase, y entonces, de la mejor forma posible, se lo explicaría. Era cierto que solían hacer todo juntos, pero no sería la primera vez que cada uno fuera por su cuenta.

El azulado gato de alitas blancas revoloteó hasta ponerse encima de su cabeza. Happy, a diferencia de ella, estaba muy interesado en lo que decía Natsu, y parecía compartir la emoción, añadiendo una y otra vez que allí había un lago muy conocido por tener ricos peces y para alimentarse sería circunstancial que cazaran alguno de ellos.

- ¿Entonces nos iremos hoy? -concluyó Natsu balanceando de un lado a otro el taburete, inquieto. En más de una de las ocasiones el vaivén era tan desmesurado que las cabezas de ambos le faltaban centímetros para chocarse.

- ¡¿Hoy? -se asombró, descolocada. ¿En qué momento había dicho que sería "hoy"?

"Vale, calmante. Si ni siquiera voy a ir" racionalizó en sus adentros.

- Natsu, es que no me encuentro muy bien. –contestó arqueando una ceja y fingiendo malestar, cosa que no le salió muy bien. - Es que...

- Ha tenido un mal de amores.-le interrumpió Mirajane, canturreando con picardía y con eso, se alejó de ellos para ir al fregadero y seguir con su tarea.

Lucy clavó una mirada de desconcierto a la espalda de su amiga, que siempre permanecía callada y desapercibida hasta que llegaba el momento oportuno. A veces pensaba que sólo la quería meter en líos. No era la primera vez que decía algo delante de Natsu u otro (siempre chico) con intención de complicar la situación. Sabía que no lo hacía con malas intenciones, y que estaba confiada en que había algo entre Natsu y ella (o a veces, también se pensaba que con Gray), y haciendo eso facilitaría más que el supuesto amor surgiera. Aún así, a veces le agradecería que se mantuviera al margen.

- ¿Mal de amores?-repitió éste desconcertado. Se rascó la cabellera con un dedo, evidentemente sin entender que quería decir eso con exactitud.- ¿Un mal amor? ¿Quiere decir un novio o algo parecido?

Happy era el que más se había revolucionado con la noticia. Revoloteaba y canturreaba una y otra vez:

- ¡Lucy tiene novio! ¡Lucy tiene novio! ¡Y el novio le ha dejado! ¡Y el novio le ha dejado!

Se dio una palmada en la frente, frustrada. No tenía nada contra Natsu, y ahora en ese instante, era el amigo con quien más podía confiar. Pero en fin de cuentas era un hombre, y la vergüenza le carcomía sólo de pensar en contarle, aunque fuera un poco, sobre la situación. Erza habría servido más para esto. Además, la inocencia que invadía a Natsu le haría perder los estribos ante explicaciones triviales. Era inimaginable que el chico tuviera algún pensamiento referente a mujeres, o relaciones sexuales. Cierto que había estado enamorado de la hermana de Mirajane tiempo atrás, pero eso había sido cosa de infantes y ni siquiera sabía si era él mismo consciente de eso.

Aún así, no hicieron falta explicaciones, pues Natsu se levantó y dándole la espalda, se marchó. A medio camino, alzándole una mano en gesto de despedida, simplemente le dijo:

- Está bien, no importa. Si estás tan ocupada entonces iré sólo con Happy.

Happy se apresuró a seguirle, lo cual no fue complicado seguir el paso lento de su amo.

A pesar de sus palabras, Lucy había notado el tono de desánimo en su voz. Sabía que a Natsu le hacía ilusión hacer misiones con ella, siempre que se negaba a alguna, especialmente las que él planeaba con tanta alegría como esa, terminaba de esa forma. Desconocía si Natsu se plantearía algo sobre lo que acababa de descubrir de ella. Supuso que no, no había otra cosa en su cabeza que combates y misiones.

Tampoco es que ella quisiera darle mucha importancia a las relaciones amorosas. Ella era una maga, y su meta en la vida siempre había sido convertirse en una maga reconocida. Sí, esa era la frase que más se repetía y que rebatía con contundencia cualquier raciocinio. Antes que en cualquier cosa, debía interesarse en su magia y en ser más fuerte.

Pensándoselo más de una vez, se alzó con intenciones de hablar con Natsu. Si lo pensaba de otra manera, haciendo la misión podía darle la atención a otras cosas. Igualmente, No servía de nada quedarse en casa dándole vueltas al mismo tema. Sentía que debía entretenerse.

Primero fue a casa, conociendo a Natsu, sino estaba fuera por la calle o en algún lugar del bosque debía estar ahí. Al encontrarla vacía, se dispuso a dar vueltas por la ciudad, hasta que terminó atardeciendo. Pasó por su cabaña (aunque nunca estaba), por los alrededores del bosque, y por varios sitios más donde cabía una posibilidad de que estuviera. Reflexionando un buen rato, al final recordó un lugar que Mirajane le comentó una vez. Desconocía cuántas probabilidades había de que se encontrara allí, pero no perdía nada por probar.

No sabía ni por qué exactamente lo estaba haciendo. Al final siempre era Natsu el hombre con el que perdía más el tiempo. Seguía sin tener ganas de ir a ningún lado, pero quizá, sólo quizá, podía explicarle algo de lo que le pasaba. O al menos, podía disculparse.

"¿Aunque de qué? ¡Ni qué hubiera hecho algo malo! ¡No tengo la culpa de que sea un crío y se emocione por nada!" pensó algo molesta.

CONTINUARÁ...


avatar
Lauz
Maestra
Maestra

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 05/09/2011

Ver perfil de usuario http://gremiotail.fororama.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Lovely Fairy (nombre provisional) [+18]

Mensaje por Lauz el Miér Oct 05, 2011 1:11 am

Aqui pongo el segundio chap ^^

2ª Capítulo: Un posible enamoramiento

El cielo había oscurecido. Había invocado a Plu para al menos tener algo de compañía, aunque sabía de sobra que si se le acercaban malhechores escondidos, sería de menos utilidad que una ramita de árbol.

Había estado buscando en tantos sitios a Natsu que el único lugar al que quedaba por echar un vistazo era "aquel" sitio. Por alguna razón se lo había dejado como última opción, debía ser por lo lejos que se encontraba.

Llegó hasta su destino. Una pequeña cabaña de paja formada en un claro del bosque, tan rodeada de árboles que para otras personas que la desconocían habría sido casi imposible de encontrar. Sonrió cuando vio allí dentro a Natsu, acurrucado hecho un hobillo con Happy al lado; ambos durmiendo. Estaban tan tiernos allí los dos, tan semejantes a dos niños (¿O quizá lo eran?). Lucy sentía deseos de abrazarlos, como una madre. Y eso que Natsu tenía su misma edad, y ella de protectora no tenía nada comparado con él, que le había defendido de más de un centenar de monstruos y maleantes e incluso le había salvado la vida más de una vez.

Teniéndose que agachar para poder entrar en aquella cabaña tan pequeña, terminó gateando, hasta poder sentarse a su lado; Plu repitió sus movimientos con torpeza. Ya entendía porque éste estaba tan acurrucado, la cabeza le chocaba contra el techo de paja y sino tenían cuidado alguno de los dos, serían capaces de desmontarla de un cabezazo. Era una cabaña hecha por críos, no era difícil de suponer por su poca altura. Lucy ya sabía quién las hizo, y no tenía ni siquiera que peguntarse por qué Natsu se cobijaba allí. Sabía que para él había sido un sitio muy especial, y que lo siguiera visitando aún a pesar de haber pasado tanto tiempo significaba que lo seguía siendo.

- Natsu... escúchame...-le susurró con delicadeza. Estaba dispuesto a contarle todo, tenía miedo de acobardarse en cualquier momento por eso quería que despertara y así decírselo cuanto antes.

- ¿Lisana?...-murmuró adormilado el muchacho.

Cogió aire del asombro. Lo miró por varios segundos sin saber cómo responder. Natsu le había confundido con su amiga de la infancia, la misma con la que hizo esa cabaña. La misma de la que se enamoró. Esbozó una sonrisa y contradictoriamente, se le llenaron los ojos de lágrimas. Sería mejor que le dejara solo, que le dejará pensar en aquello amado que había perdido. Se incorporó con intención de marchar pero entonces el pelirrosa le agarró de la muñeca con fuerza, impidiéndoselo.

- Natsu...- murmuró tan bajito que ni el chico despierto podría haberle oído, pues lo había nombrado inconscientemente. Aún adormecido era capaz de cogerle, confundiéndole aún con Lisana. Pero ella no era Lisana, no lo era.

Plu alzó una manita mientras temblaba, asustado quizá por cómo iba reaccionar Lucy. ¿Cómo quería que le contara sus mal de amores si él mismo tenía sus propios problemas en el amor? Decididamente se negaba a contárselo, y más sabiendo que él sufría aún por una mujer que ya no estaba viva.

Se las arregló para zafarse de él, con lo que Plu tiritando miró asustado a Happy que por casi despertaba. Estuvo varios minutos mirando al joven una vez fuera, con los brazos y el entrecejo cruzados. Un día, alguien del gremio le confesó que se parecía mucho a Lisana. La verdad, desconocía como era la maga y su actitud, a lo mejor para Natsu ella era una especie de sustitución de Lisana.

Se frotó la frente varios segundos con intención de despejarse y dio media vuelta. Le dio una patada a una piedrecita de por ahí mientras se iba camino hacia casa. Plu para manifestar que le apoyaba, fue corriendo como le era posible hacia la piedrecita que luego recogió y le entregó en la mano. Lucy sonrió ante la dulzura de su amiguito y se acuclilló a su lado para acariciarle la cabecita. Entonces lo oyeron; Un bostezo y alguien desperezándose con brusquedad, no muy lejos.

- Lucy, ¿Eres tú?-le preguntó el dragón slayer cuando después de frotarse los ojos con los puños divisó alguien a lo lejos y reconoció una cabellera rubia.

Genial. Ahora Natsu había despertado y ella no sabía con qué cara mirarla después de lo que acababa de suceder.

- ¿Cómo supiste que estaba aquí? ¿Conocías el lugar?-le siguió preguntando el chico sin esperar respuesta. Sabía que era ella.-No tenía ni idea de que lo conocieras…

Claro que lo conocía. El lugar, Lisana, sus sentimientos... Conocía todo desde hacía mucho tiempo. Empezó a arderle el cuerpo de lo estresante y cruel que le estaba pareciendo la situación.

- Sabes, creo que sería mejor que hicieras esa misión tú solito.-gruñó entonces. Aún dándole la espalda.-Resulta que ahora Loki y yo estamos comenzando una relación. Y la verdad le quiero dedicar todo mi tiempo a él.

Estúpida. Se sentía estúpida. ¿Cómo iba una maga tener relaciones con sus propios espíritus? ¿Cómo era capaz de decir tantas mentiras en tan poco tiempo? ¿No era justo lo contrario lo que quería decir?

- ¿Entonces Loki te ha dejado? -concluyó el joven provocando que inconscientemente mirara hacia atrás. "¡Mierda!" maldijo en sus adentros. Ya se le había olvidado el disparate de Mirajane.- Igualmente, -empezó con cierto tono molesto.- ya te he dicho que la iba a hacer solo.

Cierto. ¿Es qué había ido allí sólo para repetirse? ¿Para hacerle enfadar más? No recordaba que ese fuera el motivo principal de la búsqueda.

- Loki no me… En realidad…-intentaba explicarse, sin llegar a terminar ninguna frase de las que se le ocurría. Claro que Loki no le había dejado, porque para empezar no había nada que "dejar".

- tsk, que te quedes aquí.-insistió Natsu con un gruñido. Apoyándose en el suelo, salió de su escondite especial.-Tampoco me habrías servido de nada.

Eso le dolió, más que cualquier cosa. Apretó los puños cabizbaja, incapaz de mirar a Natsu a los ojos.

- ¡Sino te sirvo de nada, entonces se terminó!-explotó sin poder evitarlo. Bendita la noche que escondía las lágrimas silenciosas que se deslizaban por sus mejillas. Natsu, que se estaba levantando del suelo, tropezó con torpeza al escucharla. Le miró, incrédulo.-¡Se terminó ir juntos a las misiones! ¿Para…qué? – le temblaba la voz. Consciente, tragó saliva y se quedó callada.

Tanto Plu como Happy se mantenían en silencio, comprendiendo que no debían meterse en la disputa tan seria de sus amos. Se hizo un silencio extenso e incómodo. Sin poder soportarlo más, dio media vuelta y salió corriendo, no sin antes coger a Plu y llevárselo en brazos.

- ¡Eh, Lucy!-le gritó Natsu, reaccionando.-¡No quería...-se le apagó la voz al ver su amiga correr ya muy lejos de donde estaba, comprendiendo que dijera lo que dijera no le escucharía. Bufó con molestia y tras eso miró a Happy, quizá buscando apoyo en su amigo. El gato tan sólo le miró preocupado.-Lo único que pretendía es que se quedara aquí si tan poco le apetecía venir…

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Y así fue como Juvia se quedó allí plantada, con el gesto de amargura más doloroso que jamás había visto en ella, viéndoles marchar, cogidos de la mano. Lucy no podía evitar mirarla de reojo hasta que la lejanía lo impidió.

- ¡Gray, le has hecho mucho daño, no había por qué lastimarla de ese modo!-le medio regañó aún preocupada. En cuanto la volviera a ver se disculparía, aunque temía que ésta le terminara dando un tortazo.-Además, haciendo esto ella pensará…

- Eres demasiado buena, Lucy.-le interrumpió.

Llegando a una pequeña plaza, Gray se acercó hasta la fuente que había en medio y se sentó en el borde formado por piedrecitas de colores. La fuente tiraba cuatro, cinco, hasta seis chorros de agua. Todos emanando de las manos de unas figuras de piedra, figuras de magos importantes allí en Magnolia.

-Ella no para de molestarte, insultándote cada vez que por cualquier cosa te me acercas. Debe entender ya de una vez que su amor no es correspondido y dejar de molestar a las otras mujeres que se me acercan.-continuó diciendo. Verdaderamente parecía enfadado, o más bien harto. Con los codos apoyados en los muslos, miraba al frente, frustrado.- Bien que cuando Erza se acerca a hablarme por algo, a ella no le dice nada, como le tiene miedo no se atreve.

Hasta ahora no le había dado tanta importancia al enamoramiento de Juvia. Tener a alguien siempre encima que no deseabas debía terminar siendo una pesadez.

Hacía un día esplendido, la gente caminaba por la plaza inmersa en sus propios problemas. Pasear, ir de tiendas, hacer la compra, cada ciudadano hacía su tarea (o no) e ignoraba al resto. Unos niños traviesos jugaban no muy lejos de ellos.

- Lo siento, te estoy contando mis problemas cuando eras tú la que se estaba desahogando.-se disculpó el muchacho volviendo a dirigirle la mirada. Una mirada seria y concisa.

Nunca se habría imaginado a Gray tan maduro. Al menos comparado con Natsu, lo era. Lo admitiera o no, había conseguido hablar con él de algo que con Natsu se veía incapaz.

- No te preocupes.-le sonrió agradecida. Algo cansada, se sentó a su lado.-Sobre lo de Loki…¡G-Gray!

Miró hacia otro lado tapándose la cara con las manos. Al sentarse se había encontrado con que Gray estaba sin prenda alguna. Totalmente desnudo. Éste se sorprendió tanto como ella y rápido se volvió a vestir. Los niños que correteaban por allí cerca empezaron a chillar, se alejaron de allí mientras gritaban a sus padres: "¡los novios están haciendo cosas guarras en la calle!".

Los padres se llevaron a los niños de allí, enojados y farfullando barbaridades sobre ellos.

"Sea lo maduro que sea siempre tendrá la fama de pervertido " concluyó avergonzada, agachando todo lo posible la cabeza para que nadie de por allí le reconociera mientras Gray se vestía todo lo rápido posible. Hubo unas cuantas risas, otros les piropeaban con picardía o abucheaban que esas cosas se debían hacer en la cama. Tras pasar unos cuantos minutos que a ella le parecieron interminables, la plaza se calmó.

- Sobre lo de Loki…-empezó a decir Gray continuando el tema en el que se habían quedado, volviéndose a sentar esta vez vestido.- deberías terminarlo cuánto antes.-Eso le dolió. Tampoco ella había querido ser tan extremista. De delicadeza no podría lucirse el joven. -Aunque te duela admitirlo, Lucy. Una relación así jamás tendría futuro y...-se paró un buen rato antes de continuar con lo que quería decir.- ¿Estás segura de que Loki te decía la verdad? Lo siento, pero conociéndole, me sorprende mucho todo esto.

No sólo a él, a ella también. En cuanto a lo de Natsu, estuvieron de acuerdo los dos que mejor sería esperar a que volviera de la misión. Sería muy difícil encontrarle en plena montaña, sin ningún rastro pues ni siquiera se acordaban cuál era la misión ni dónde (y Natsu se había llevado el cartel) y confiaban en que volvería sano y salvo. Antes de conocer a Lucy, Natsu hacía todas las misiones solamente con la ayuda de Happy y siempre había salido ileso de ellas. Y es que, aunque le costara reconocerlo, Natsu tenía razón. Lucy en verdad había sido siempre más estorbo que una ayuda.

A pesar de que pasó una semana después de aquel día, Lucy intentó desviar sus preocupaciones hacia otras cosas; como continuar la novela, pagar el alquiler o disculparse ante Juvia. El plan de disculpa no sirvió de nada; Cuando lo hizo, Juvia le vociferó varios insultos a lágrima viva mientras un torrencial caía sobre las dos. Empapada hasta las botas, marchó a su casa con un mal sabor de boca y sin haber conseguido nada más que un frío chapuzón. Y encima, para complicarlo todo aún más, saliendo del baño para coger el champú de aromas de frutas del bosque que se le había olvidado coger del cajón, se encontró con alguien en particular en su habitación.

- ¡Ah!-se asustó al principio al ver de repente alguien sentado en la mesa, tomando un café-¡Loki!-gritó una vez le reconoció y enseguida cuanto pudo se enrolló la toalla, que tan sólo había agarrado por si acaso, al cuerpo.-¿¡Q-qué haces? ¡No me acoses mientras me doy un baño!

El pelirrojo intentó aparentar que no le había afectado en absoluto verle desnuda, sin embargo a pesar del gesto calmado, una gota de sangre le corría por debajo de la nariz.

- Pretendía esperarte para hablar contigo después, pero si estás impaciente por verme no me importaría adelantarnos.-le dijo dejando la taza sobre la mesa y atreviéndose a mirarla sin disimulo alguno una vez ya con la toalla puesta.

Se aprovechaba de ella y tenía la cara dura de presentarse luego como si nada. ¿Realmente pensaba qué iba a creer que estaba enamorado si en una semana no había dado señales de vida? En el fondo, verle de nuevo lo había estado esperando desde el primer día que desapareció. Cada día que pasaba, se convencía cada vez más del poco desinterés que Loki tenía en ella, o mejor dicho, del mismo interés que tendría con cualquier otra mujer. "¿Con cuántas chicas has quedado esta semana?" Era la pregunta que le abordaba una y otra vez en la cabeza y le quería decir cada vez que le miraba a la cara.

Estaba harta. Quería terminar con todo aquello y que volvieran a ser los amigos de antes, siendo tan sólo su maga y él su espíritu. Pero no podía, no podía decírselo porque tenía miedo de que Loki le contestara entonces con qué no había nada que terminar. Y es que en verdad, no eran nada…

- ¿Por qué… Por qué no has aparecido en toda esta semana?-se atrevió a decir al fin. Se sentó en la cama, cogió el champú que buscaba y lo dejó en su regazo. Se sentía un poco incómoda con tan sólo la toalla cubriéndole. Era consciente de que enseñaba mucho los muslos y el torso. - Sé que yo te puedo invocar cuando quiera, realmente es como tener tu número de teléfono y…-zarandeó la cabeza y cerró los ojos, asqueada.-¡esto es un lío!- se mordió el labio y se intentó calmar, para farfullar avergonzada:-Confiaba en tus palabras.

- He estado ocupado.-contestó simplemente.

- ¿Teniendo otras citas?

Nunca hubiera pensado que el silencio podría ser más doloroso que cualquier otra contestación. Apretó los puños y se levantó.

- Lo siento, Loki.-se levantó, dirigiéndose al baño. Lo primero que quería era dejar de verle por un tiempo.-Pero yo no pensaba en esto cuando confié en…

La mano de Loki aferrándole la muñeca le detuvo el paso. Había sido tan rápido que ni le había visto acercarse.

- No mentí… -aseguró con claridad.-Créeme, Lucy. Eres la primera mujer con la que intento ir en serio, ¿entiendes?

Ahora resultaba que ella era un experimento. ¿Acaso los mujeriegos intentaban mantener una relación seria alguna vez? No tenía ni idea de qué era lo que les empujaba a tener varios amoríos en distintos sitios, pero ella tenía por entendido que era una especie de forma de ser.

- No entiendo.-le respondió con tosquedad. Estiró del brazo con intención de escaparse, pero Loki le amarraba bien. Miró al suelo taciturna.- Olvidemos… Olvidemos esa noche.-murmuró sin pensarlo.-No importa, Loki. Aunque… yo lo haya… pasado un poco mal. Yo te perdonaré con el tiempo, seremos amigos de nuevo.

Porque si quería probar experimentos con una mujer, ella era la menos indicada. No entendía el amor, no sabía qué era estar con un hombre, cómo debía sentirse. Se sentía una niña, una niña inmadura que pensaba que después de hacer el amor con un hombre, ambos debían ser pareja, e incluso casarse. ¿De dónde había sacado todo eso? ¿De las novelas románticas? ¿De las películas con el típico final "y comieron perdices y vivieron felices para siempre"?

El pelirrojo le abrazó por la espada. Ese cosquilleo que no había sentido desde una semana le invadió de nuevo el cuerpo.

- ¿Entiendes que creo que eres la primera mujer por la que de verdad puedo sentir algo? Estoy tan confundido como tú, Lucy.-le confesó apoyando la cabeza en su hombro, inclinándose levemente hacia abajo.

A pesar de que ella no había dicho nada, Loki debía percibir su confusión, ya fuera por la conexión entre mago y portador o porque ella lo demostraba claramente.

- Sólo sé que me gustas.-le aclaró en un susurro cálido que le acarició el oído.- Tan amable, cariñosa, nunca antes se había preocupado una mujer así por mí. A todas les gusto sólo por mi cara bonita.-le apretó más entre sus brazos y sintió aún más el contacto de su cuerpo.- Tan frágil, pero a la vez fuerte. Y eres hermosa, Lucy. Adoro tus curvas insinuantes.

Con tanto halago que cada vez era más subido de tono comenzaba a acalorarse y aún más cuando las manos del chico al decir el último comentario acariciaron sus nombradas curvas.

- ¡M-me voy a dar un baño!-medio gritó alarmada, alejándose de él ahora que éste le había soltado.- ¡Ni se te ocurra venir, ¿entendido?-le señaló con un dedo acusador y tras eso dio un portazo tras de sí, dejándolo allí plantado.

Se lo merecía, por haberle hecho tanto daño esos días. Se apoyó en la puerta, con aquel sofoco extraño que sólo Loki le provocaba.

No quería ser desconfiada, si Loki estaba confundido podía ser que él hubiera estado pasando tan mal estos días como ella.

"¿Teniendo citas con otras mujeres?" porque eso se le había quedado grabado en la cabeza. Loki no había negado el hecho, y eso le lastimaba. Por una parte, el chico había sido sincero pero por otra, la verdad a veces dolía. ¿Y si había sido sincero quería decir que todo lo demás también era verdad?

Esperó a escuchar como éste se marchaba. Él mismo; Podía salir por la puerta y quedarse por la ciudad un rato, o bien podía volver al mundo de los espíritus. El chico decidió lo segundo, con un pequeño resplandor de luz que pudo ver desde el otro lado de la puerta, desapareció dejando la habitación vacía.

Más calmada, dejó caer la toalla que había estado agarrándose contra ella como si fuera de vida o muerte, y se dirigió a la bañera ya llena de agua que había preparado hacia rato.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

A medida que iba metiendo el cuerpo en el agua caliente le iba invadiendo una ola de conformidad. Exhaló, reconfortada bajo el agua una vez acomodada en el suelo de la bañera. Por alguna razón, se sentía mejor. Quizá, estaba enamorada. O quizá era que haberle dejado plantado, después de éste haberle hecho esperar toda una semana, en el fondo le había dado satisfacción.

Se le escapó una risilla que resonó en todo el baño.

- Seguro que pretendía meterse conmigo en el agua.-seguía riendo con picardía.

Tampoco había pretendido hacerle daño, simplemente ahora podría comprender mejor. Quería sentir que al menos tenía un poco de dominio sobre la "situación". Esperaría a que pasara uno o días entonces...

"¿Entonces qué?" repitió en sus adentros poniéndose las manos en los cachetes levemente ruborizada. "No, no… Eso no lo debería pedir una mujer." Iba delirando con sus ideas estúpidas. Empezó a hacer círculos en el agua con el dedo. A lo mejor después de haberle dejado así, Loki no quería saber nada de ella.

-Un poco de calma…-se dijo así misma para obligarse a dejar de pensar en el pelirrojo, o sino terminaría explotándole la cabeza.

Cerró los ojos, y con intención de dejar la mente en blanco; tiró su cuerpo hacia atrás y apoyó la cabeza sobre el borde de la bañera.

Y entonces se escuchó un fuerte portazo procedente del comedor. Detuvo por completo su momento de relax, agudizó los oídos y miró hacia la puerta. Se oyeron pasos, y cuando alguien abrió, alzó la cabeza y lo miró, rígida.

Quien había asaltado su casa de aquella manera le miraba ahora, entre azorado y ruborizado, pues los coloretes se le hacían presentes al no haber podido evitar dirigir una mirada hacia sus pechos que ahora mismo no se cubrían con el agua. Deprisa, se camufló lo que pudo sumergiéndose e intentando taparse con la poca espuma que se había formado.

-¡Gray, pervertido!-gritó cuando el shock mental se esfumó y empezaba a comprender la situación.-¡¿Qué haces? ¡Largo!-le iba gritando y como éste no parecía con intenciones de alejarse de lo petrificado que se había quedado al verla, comenzó a arrojarle objetos del baño como jabones y adornos, e incluso le arrojó un bote enorme de gel que le había costado carísimo.

- ¡No es lo que parece! ¡En serio!-se defendió cuando el golpe de una pastilla de jabón contra su cabeza le hizo reaccionar al fin.-¡Estamos en serios problemas!-seguía diciendo mientras se tapaba la cabeza con las manos, dándole la espalda.-¡Natsu está en peligro!

Y con esas últimas palabras, el corazón le dio tal vuelco que se alzó de la bañera de un brinco, sin importarle nada más que lo que éste acababa de decir.

CONTINUARÁ....

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Lauz
Maestra
Maestra

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 05/09/2011

Ver perfil de usuario http://gremiotail.fororama.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Lovely Fairy (nombre provisional) [+18]

Mensaje por momo__chan el Lun Oct 10, 2011 2:13 pm

Me encanto tu fic...esta tan bien hecha y escrita realmente la ame...siguela que aqui tienes una lectora segura
avatar
momo__chan

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 09/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lovely Fairy (nombre provisional) [+18]

Mensaje por chu70 el Jue Mayo 24, 2012 8:36 am

wow muy genial me quede intrigado lol! espero el siguiente cap :D

chu70

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 23/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lovely Fairy (nombre provisional) [+18]

Mensaje por Vallery el Lun Feb 04, 2013 1:49 pm

ohhh esta genial estaré esperando por la continuación :D

Vallery

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 04/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lovely Fairy (nombre provisional) [+18]

Mensaje por darian castillo el Sáb Oct 19, 2013 3:11 pm

me encanto eres muy buena escribiendo historias estare esperando la continuación
avatar
darian castillo

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Edad : 19
Localización : honduras

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lovely Fairy (nombre provisional) [+18]

Mensaje por Shuujin-kun el Lun Abr 07, 2014 6:43 pm

Cuando sale el siguiente capitulo??

Shuujin-kun

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 07/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lovely Fairy (nombre provisional) [+18]

Mensaje por Guadalupe Difino el Sáb Sep 27, 2014 8:02 am

Me encanta, por favor sigue la historia :)
avatar
Guadalupe Difino

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 06/09/2014
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lovely Fairy (nombre provisional) [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.